Conexión con la tierra

Earthing es una práctica que ha ido creciendo en popularidad en años recientes. Es una práctica muy simple, solo se requiere contacto directo con la tierra, caminar sin zapatos en zacate, arena o tierra, o acostarse a disfrutar de un día afuera, poniendo nuestro cuerpo en contacto con la tierra. Es algo muy simple, y sin embargo, nuestras vidas ajetreadas nos llevan a olvidar esta simple y beneficiosa práctica, para la cual solo se requiere 30 minutos al día. En ocasiones, pasamos días sin tener contacto directo con la tierra, pasamos más tiempo adentro y cuando salimos usamos zapatos. Expertos del tema han alzado la duda de si esta falta de contacto directo con la tierra es culpable de los crecientes problemas de salud que vemos en la actualidad. La ciencia atrás de esta práctica es que nuestros cuerpos acumulan carga positiva a los largo de nuestras vidas, debido, entre otras cosas, al uso de aparatos electrónicos. El exceso de esta carga positiva, en teoría, puede llevar a problemas de salud. La tierra, en cambio, tiene una carga negativa, y se cree que el contacto directo con la misma, balancea la carga en nuestro cuerpo, y balancea nuestra carga interna. Quiero aclarar que esta carga no es un tema energético (energía positiva o negativa), si no más bien, un tema de iones positivos y negativos.

Para mí es muy claro el beneficio emocional de estar en contacto directo con la tierra, cada vez que salgo a caminar al zacate sin zapatos o me acuesto a disfrutar de un día soleado en el jardín, casi inmediatamente, siento un alivio de tensión, de estrés,  y una energía nueva que cursa por mi cuerpo, dándome una sensación general de bienestar. Entre los beneficios físicos de esta práctica podemos contar los siguientes: reducción de inflamación, reducción de dolor crónico, dormir mejor, reducción de estrés, aumento de energía, optimiza la salud suprarrenal, mejora los síntomas menstruales y hormonales en las mujeres, y normaliza los ritmos biológicos entre muchas más…

Como con todo, hay gente que está de acuerdo y gente que no. Hay varios estudios enfocados que han hecho pruebas con grupos medianos de personas con un mismo problema de salud (de los cuales se cree mejorar con esta práctica), y al analizar los resultados todos los estudios concuerdan con que esta práctica sí tiene efectos positivos en nuestra salud. Yo, personalmente, me declaro partidaria de hacer earthing, ya que lo hago y he sentido los beneficios y creo que aunque no crean en esta práctica, nadie podría negar que estar en contacto directo con la tierra, simplemente se siente bien.

En nuestro país somos muy afortunados, ya que tenemos fácil acceso a playas, jardines y parques, y tomarnos 30 minutos de cada día afuera, nos es fácil. Sin embargo en ciudades adonde hay más asfalto que parques y a la gente le cuesta más sacar el tiempo para estar en contacto con la tierra (debido a distancia, horarios, estilo de vida, etc.), se puede hacer earthing en interiores, para esto se usan “earthing/grounding mats”, que se conectan a la salida de tierra de un tomacorriente y se colocan lo pies o el cuerpo sobre ellos. Los electrones naturales de la tierra suben por el cable y llegan al mat, brindando así los mismos beneficios que tener contacto directo con la tierra. Tengo cero experiencia con estos mats y a pesar que he leído sobre ellos y testimonios de gente que los usa, no puedo recomendar usarlos o no, pero les dejo el tema ahí por si alguien quiere investigar más. Eso sí, si alguien está considerando comprar uno para hacer la prueba, les recomiendo investigar bien si se pueden usar en Costa Rica, ya que al estar hechos en otros países y los sistemas e instalaciones eléctricas tener diferentes normas en diferentes lugares, existe una posibilidad que no se pueda o hasta pueda ser peligroso. Pero si 100% recomendado, salir media hora cada día a caminar sin zapatos (sobre zacate, tierra o arena) y sientan los beneficios de hacer earthing, una vez que experimenten esto, no van a querer dejar de hacerlo!